Microcréditos - Finanzas para las personas de escasos recursos.


La mayoría de los pequeños negocios son manejados por una sola persona y necesitan de financiamiento. Estas microempresas sin embargo siempre han tenido problemas para acceder al financiamiento que necesitan. Los bancos no creían que clientes de bajos ingresos podrían pagar sus préstamos y obtener ganancias.

El objetivo del Programa de Microfinanzas es promover el desarrollo de micro y pequeñas empresas y personas de menores recursos a través de la creación, ampliación y fortalecimiento de servicios sostenibles de crédito, capacitación y asesoramiento. Nuestras estadísticas, avaladas por investigaciones independientes, sugieren que se ha posibilitado la creación de aproximadamente 23.000 puestos de trabajo, a razón de 1,3 puestos creados por microempresa apoyada por más de un año.

Además de esto la Fundación Paraguaya provee educación y servicios financieros y no financieros sostenibles e innovadores. A diferencia de instituciones que solo apuntan a lograr inclusión financiera, buscamos además, de manera participativa, que nuestras beneficiarias puedan superar su pobreza en distintas dimensiones para pasar a la clase media. Buscamos desarrollar y difundir metodologías que demuestren que es posible eliminar y no solo paliar la pobreza.


En estos 29 años:

Introdujimos al Paraguay el concepto de microempresa, despertando el interés del sector privado y demostramos que se puede financiar a las microempreas y tener niveles de recuperación superiores al promedio de mercado.

Impulsamos la creación del Programa Global de Apoyo a la Microempresa del Banco Interamericano de Desarrollo en el Banco Central del Paraguay, gracias al cual el sector financiero regulado atiende ahora al sector.

Incorporamos al país tecnología de punta para apoyar el sector informal de la economía: grupos solidarios, créditos individuales con garantías innovadoras, programas de promoción de microempresas líderes, programas de capacitación, metodología de elaboración de estados contables y planes de inversión.

Accedimos al mercado financiero formal para fondear nuestra cartera de créditos.

Desarrollamos una metodología de crédito para la microempresa de producción agropecuaria.

Brindamos asistencia técnica, capacitación gerencial y crédito a más de 54.000 microempresarios.

Elaboramos 77.000 estados contables y planes de inversión de estas microempresas.

Otorgamos 647.000 créditos por valor de G. 1.029.000 millones.

Alcanzamos la autosuficiencia financiera manejando la institución con rigor financiero y bajo la contraloría del Consejo de Administración.

Logramos certificación internacional mediante la aplicación del instrumento CAMEL.

Apoyamos a microempresarios de 160 pueblos y ciudades en 15 departamentos, a través de 26 oficinas regionales y mediante el trabajo de 214 asesores, supervisores y gerentes de microempresas y 113 funcionarios de apoyo.

Trabajamos con el sector productivo agropecuario: recibieron asistencia técnica y crediticia por G. 3.000 millones 580 pequeños productores agropecuarios a través de sus organizaciones.

Otros 200 productores recibieron G. 2.000 millones en créditos directos otorgados por la institución.

Atendimos más de 90 tipos distintos de microempresas urbanas y rurales. Entre las urbanas tenemos: despensas, vendedores ambulantes, pancheros, taxis, fabricantes de alimentos, confeccionistas, panaderos, colcheros, artesanos, herreros, fabricantes de palos de golf, entre otros. 

Entre las microempresas rurales tenemos: productores de sésamo, horticultores, viveros, pequeños ganaderos, tambos, productores de caña de azúcar, productores de algodón, productores de esponja, criadores de cerdo, de aves, entre otros.

Hemos logrado que 6400 familias pobres superen la línea de pobreza en ingresos, indicador que garantiza que las familias puedan acceder a  sus necesidades básicas, y actualmente se está trabajando para hacer sostenible estos resultados además de integrar a más familias hacia el nuevo enfoque de la institución que es la de Eliminar la Pobreza.


Principios de protección al cliente del Programa de Microfinanzas.

Juntamente con las integrantes de la Red Acción Internacional, el Programa de Microfinanzas ha adoptado principios de protección al beneficiario. 

Nos hemos comprometido en el VII Foro Interamericano de la Microempresa a respetar los siguientes principios:

Servicios de calidad, atendiendo al cliente de manera ágil y oportuna.

Precios transparentes, ofreciendo al cliente información comprensible.

Precios justos, no buscamos ganancias excesivas.

Evitar sobreendeudamiento del cliente.

Prácticas de cobranzas apropiadas, sin privar al cliente de sus necesidades básicas.

Privacidad de la información del cliente.

Comportamiento ético de los empleados, evitando conflicto de intereses.

Mecanismos de retroalimentación: establecer canales de comunicación con el cliente.

Integrando políticas pro consumidor, capacitando al empleado y al cliente.


Metodología de Trabajo del Programa de Microfinanzas.

El Programa de Microfinanzas difiere de los servicios financieros ofrecidos por bancos y financieras de plaza en dos aspectos claves. 

Primero, nos concentramos en créditos de montos bajos otorgados a microempresarios más pequeños y a los emprendedores que están iniciando sus actividades y que son generalmente excluidos de otras entidades financieras. El crédito promedio de la competencia es de alrededor de US$ 600; nuestro crédito promedio es de US$ 314 y nuestros crédito comienzan en US$ 25.

Segundo, ofrecemos más que solamente créditos. Gracias a nuestro particular modelo de negocios, proveemos también una amplia gama de servicios educativos, empresariales y de desarrollo comunitario al cliente, su familia y su comunidad. 

De esta manera la Fundación se posiciona como una entidad de desarrollo más que como una entidad financiera, lo cual nos brinda ventaja competitiva ante las financieras que son nuestros mayores competidores.

La Fundación Paraguaya ofrece al microempresario urbano y al productor rural agropecuario un programa de crédito, capacitación y asesoramiento gerencial básico. El programa se basa en seis conceptos fundamentales: agilidad en el trámite y en el otorgamiento; formularios simples; condiciones flexibles; incentivos positivos al pago; tasas de interés reales no subsidiadas; y capacitación gerencial.


Preferencia por los más pequeños.

Se atiende principalmente a las microempresas de menor tamaño, respecto a aquellas que por su expansión se han convertido en líderes. El saldo promedio del préstamo es actualmente de Gs. 1,6 millones (US$ 356) por microempresario.

En el año 2005 iniciamos dos nuevos productos dirigidos a microempresas pequeñas y negocios emergentes:

a) “Comité de Mujeres Emprendedoras”, que es un producto para mujeres de bajos ingresos (“Bancomunal”);

b) créditos individuales de montos muy bajos que son aprobados por oficiales de crédito (“Dinero rápido”).

Ninguno de estos productos es ofrecido por la competencia; ambos están dirigidos a servir a microempresarios con necesidades de crédito muy bajas. El producto “Comité de Mujeres Emprendedoras” promete convertirse en producto eficiente para alcanzar un número importante de mujeres pobres y sus familias.

Durante el 2013 trabajamos con 57.000 familias, de las cuales hemos logrado que más de 6.160 familias superen el nivel de pobreza en cuanto a generación de ingresos.


Asesoría gratuita.

Se cuenta con un equipo de asesores que elaboran el balance de la microempresa, su presupuesto, estado de resultados, flujo de caja y determinan la capacidad de crecimiento del cliente bajo el seguimiento continuo del asesor de crédito.

 A fin de eliminar la pobreza que afecta los clientes, hemos desarrollado “El Semáforo de la Pobreza”, una herramienta que permite a las familias desgranar su condición de pobreza en 50 indicadores tangibles e ir desarrollando soluciones para resolver cada uno de ellos.

Algunas de estas soluciones las proveemos directamente, otras mediante alianzas con otras organizaciones y otras formando capital social y animando a los clientes a encontrar sus propias soluciones.


Rentabilidad del programa.

Este programa es autosuficiente y rentable en términos financieros y así hemos demostrado que es posible financiar al sector informal sin subsidiarlo.